14 de septiembre de 2015

El fotógrafo de paisajes, Mercedes Pinto Maldonado

No todas las novelas del género negro tienen como protagonista a un policía o investigador. Es el caso del último título que ha llegado a mis manos, El fotógrafo de paisajes, de Mercedes Pinto Maldonado. Una historia que engancha desde las primeras líneas, sin necesidad de cadáveres ni asesinatos del pasado. Es una novela lineal, muy fácil de leer y sustentada en una emocionante historia.
Reseña
Gonzalo se muda a un pueblo del sur de Francia con su amigo de la infancia. Pretende iniciar una nueva vida, darse otra oportunidad como fotógrafo de paisajes en un idílico entorno natural. Su nuevo hogar es rondado cada noche por una anciana en busca de su hija desaparecida. Gonzalo tiene un don, es capaz de leer el pensamiento de quienes se encuentran a su alrededor, lo que en ocasiones se convierte en un suplicio. Con la ayuda de su amigo Juanma tratará de dar respuesta y consuelo a la angustiada mujer que busca a su hija sordomuda y su nieto. El propietario de la casa es el principal sospechoso.

Opinión

El fotógrafo de paisajes es la primera novela de las tres de Mercedes Pinto que llega a mi biblioteca. La escogí por la buena crítica que la precede y porque me apetecía una lectura negra. He de decir que la encontré y que me convenció desde el inicio. Además, estar escrita en español y utilizar nombres propios comunes facilita y agrada la lectura. Uno de esos libros para leer que solo requieren de un lector dispuesto a disfrutar de las palabras.

31 de diciembre de 2014

La ridícula idea de no volver a verte - Rosa Montero

Me resulta difícil calificar el libro que tengo entre manos: La ridícula idea de no volver a verte, de la genial periodista Rosa Montero. No es que no pueda decir si me gusta o si es bueno. La respuesta es sí en ambos casos. Lo que me ocurre es que no sé calificarlo a fin de buscarle un lugar en la biblioteca.
La ridícula idea de no volver a verte llegó a mis manos a través de una revista-catálogo de libros. Pensé que era una novela, y siendo lo último publicado por Rosa Montero, de la que me encantó su libro La hija del Caníbal, no podía dejar escapar la oportunidad de leerlo.
Cuando por fin lo tuve entre mis manos supe que no era lo que esperaba. No se trata de una novela, sino una especie de biografía. De hecho, el no saber calificarlo evita que lo trate como obras anteriores mencionadas en este blog: que si reseña, opinión y tal. No. En este caso simplemente este libro me sugiere hablar de él y de lo que cuenta.

17 de diciembre de 2014

El camino difícil - Lee Child

El camino difícil, del autor inglés Lee Child, es una novela que de primeras no invita a leerla. Los títulos de las novelas negras, género en el que se encuadra esta historia, suelen ser sin embargo poco dados a desenmascarar la intriga, y en este caso se agradece. Tras el título de “El camino difícil” he encontrado a un personaje imprescindible en la novela negra, Jack Reacher, del que espero volver a leer muy pronto.

Sinopsis de El camino difícil

Jack Reacher es un policía de élite retirado que desempeñó sus funciones en algunas misiones de África. Un día, estando en la terraza de una cafetería de Nueva York un Mercedes negro llama su atención, y especialmente el comportamiento sospechoso de quien se sube en él. Al día siguiente un par de matones va a buscarlo a la misma cafetería, para llevarlo ante la presencia de Lane, un déspota que ha hecho fortuna con la guerra y que le asigna la misión de localizar y rescatar a su mujer y su hija, secuestradas horas antes.

17 de noviembre de 2014

Las imperdonables faltas de ortografía de un redactor

Leer un texto y encontrar faltas de ortografía dice poco a favor de su autor. Los errores ortográficos son propios de quienes cada día nos ocupamos de suministrar textos para páginas web, blogs y marketing de contenido. Mi labor de redactor no está exenta de esa pena y en más de una ocasión al leer los textos una vez publicados en sus correspondientes páginas web he detectado errores ortográficos que me avergüenzan.

19 de septiembre de 2014

Cambian las reglas para los redactores de textos debido al Síndrome de los dedos gordos

Si te ocurre como a mí, que tengo los dedos rechonchos, más de una vez habrás enviado mediante el móvil un mensaje con más faltas de ortografías que palabras. Las pantallas de los teléfonos parecen que están diseñadas para David el gnomo, y no para personas normales y corrientes con dedos como almendras de Valladolid (con la cáscara verde incluida). Suerte que para mi trabajo de redactor de textos utilizo un ordenador de teclas grandes y dos editores de textos para corregir las faltas de ortografía que comenten mis dedos al golpear el teclado.